fbpx
Consejos
Babaria te cuida

Todo lo que necesitas saber sobre la caída del cabello

En esta época del año, como muchas y muchos ya habréis notado, el cambio de estación repercute en nuestra piel o cabello. Y es que es normal que cuando descienden las temperaturas, nuestra piel se muestre más seca y el pelo se caiga con mayor facilidad.

¿Queréis saber más sobre por qué ocurre esto o cómo podéis remediarlo? Entonces no os podéis perder el siguiente post:

 

Por qué se cae el pelo en otoño

Antes de entrar en materia, queremos reiterar que la caída del cabello no es algo por lo que debamos alarmarnos cuando se produce por un cambio de ciclo de año. No obstante, cuando esto ocurre en una cantidad abundante o no se deba a una transición estacional, sí es conveniente consultar con un especialista que ahonde mejor en la causa personal del problema. Una vez aclarado este punto, pasamos a hablaros sobre por qué suele caerse el cabello en otoño.

Bien, si nos paramos a analizarlo, las personas no somos las únicas que sufrimos este cambio, los animales también mudan el pelaje y no nos alarmamos por ello; es el mismo proceso y en ambos casos, es algo natural.

 

Factores ambientales y hábitos personales

Y es que, cuando entra el otoño, hay un factor que se ve alterado drásticamente: las horas de luz que tiene el día, y en consecuencia, claro, las horas de luz que recibimos. Esto afecta directamente a nuestra producción de melatonina, una hormona que intervienen en las fases de crecimiento capilar.

A esto se le suman dos condiciones marcadas por nuestros hábitos en cada estación. Por una parte, en verano -esa estación que acabamos de dejar atrás- habremos pasado varias semanas maltratando nuestro cabello, debido a la alta exposición al sol sin haber usado filtro solar en el cuero cabelludo, lavando el pelo con más frecuencia de la recomendada o exponiéndolo al cloro y al agua del mar constantemente. Y por otra, entramos en una estación en la que, por el frío, volveremos a usar herramientas de calor, como secadores o planchas, que acabarán de debilitar y partir el cabello.

Pues bien, a este este cúmulo de hábitos y de condiciones ambientales, debemos añadirle un último factor: el estrés. Algo que es fácil que ocurra debido a que tenemos que enfrentarnos a una vuelta a la rutina, después de unos meses de desconexión. La pérdida del cabello que tiene lugar debido a esta causa es conocida como efluvio telógeno, donde la caída capilar se produce a mechones mientras aplicamos champú o nos peinamos.

Suena al cóctel perfecto para que el pelo se caiga, ¿verdad? Pero no nos asustemos, porque aunque el pelo tiene sus ciclos, nosotros tenemos nuestros trucos y conocimientos para conseguir llegar a un punto de equilibrio, y mitigar las consecuencias de estos factores.

 

Cómo evitar la caída capilar

Paraque nuestro cuerpo responda bien, debemos cuidarlo de la mejor forma posible. Esto implica no solo usar productos adecuados a sus necesidades, sino también llevar un estilo de vida saludable, y es por aquí por donde vamos a empezar.

 

Alimentación adecuada

Existen muchas vitaminas que influyen en el crecimiento capilar y que podemos incorporar alimentándonos correctamente, eso sí, manteniendo siempre una dieta equilibrada y variada. La biotina, por ejemplo, presente en los huevos, es una de ellas, pero también lo es el hierro, el zinc, el calcio, el ácido fólico, el fósforo e incluso el agua. Incluir estos nutrientes en nuestra dieta, será parte del cambio para conseguir mejorar nuestra salud capilar.

 

Productos para evitar la caída desde el folículo y la rotura del cabello

Además de esto, podemos usar productos específicamente recomendados para frenar la caída capilar, como es nuestro Champú con Cafeína, que previene la caída desde el folículo y ayuda a frenar la aparición de caspa; otro fenómeno que puede verse agravado en la estación de otoño, debido a que la piel se seca -también la del cuero cabelludo- propiciando así la aparición de pequeñas escamas ligeras de color blanco, es decir, caspa.

Este producto se encargará de mejorar la hidratación del cabello, ya que contiene Piroctone Olamine y Cafeína, dos ingredientes capaces de hidratar el cuero cabelludo, disminuir la sequedad, eliminar la caspa y prevenir la caída del cabello. Y es que, la cafeína se ha convertido en un popular activo para evitar la caída del cabello, ya que favorece la activación del bulbo piloso y su crecimiento.

Además, como hemos comentado antes, nuestro cabello viene de un periodo en el que lo hemos maltratado bastante debido a las condiciones ambientales al que lo hemos expuesto durante el verano. ¿Nuestra recomendación? Combinar el uso de un champú anticaída con una mascarilla reparadora, para evitar que el pelo se parta, que es una forma de perder cabello que no se produce en el folículo.

 

Otra opción puede ser nuestro Champú de Cebolla, el extracto de Cebolla posee compuestos de azufre, fenólicos y flavonoides, que estimulan el crecimiento del pelo. Además, aporta propiedades antioxidantes, antiirritantes y protege el color del cabello.

Para conseguir mejores efectos, te aconsejamos aplicar sobre el cabello húmedo, masajear y aclarar con agua abundante. Realiza un segundo lavado, deja actuar el producto durante un tiempo y vuelve a enjuagar.

 

Acompaña tu lavado con nuestra Mascarilla Capilar de Cebolla o la Mascarilla Desenredante Olive Oil. Ambas ayudarán a hidratar y proteger tu cabello.

 

Por último, aunque no menos importante en cuanto a qué productos utilizar para proteger el cabello, queremos hablaros del uso de un Protector Térmico. Una de las principales causas por las que perdemos cantidad de cabello y volumen, es por el uso frecuente de productos de calor sin usar protección.

Es muy importante, por lo tanto, introducir este paso antes de secar el pelo con secador -hábito que retomamos en otoño-, usar planchas, tenacillas o cualquier otra herramienta de calor con la que vayamos a moldear el pelo. Defense, en este caso, sería nuestra recomendación, un Protector Térmico con acción antifrizz, multivitaminas y minerales, que protege del calor a una temperatura de hasta 230º.

 

Duchas a una temperatura no agresiva

Ya para finalizar, algo que será bueno tanto para tu piel como para tu cabello, es evitar las duchas con agua demasiado caliente. Sabemos que esto es algo tentador debido al frío que ahora se cuela en casa, pero no es lo mejor para nuestra piel, ya que el agua demasiado caliente deshidrata, y despoja la piel de aceites esenciales -también la del cuero cabelludo-.

 

¡Hasta aquí nuestro post de hoy! Esperamos haberos ayudado a combatir o minimizar este problema estacional.

Babaria
te cuida
Conoce
Babaria

Pin It on Pinterest